Nadie puede explicar porque sucede, pero en Bariloche el otoño se siente de un día para otro. Todo se tranforma en sólo unas horas. Si bien se puede observar que todo está cambiando, hay un día que verdaderamente se larga el otoño.

Naturalmente se produce todos los años casi para la misma época, con las estaciones nadie jode, salvo el Niño o la Niña que nos quiere complicar la cosa.

La forma de mostrarlo es con fotos y allí van.

Comienzan a pintar los Sorbus, pero todavía no se caen las hojas de los árboles.

Se caen las manzanas que quedaban en las plantas. Son muy buenas para dulce y compota.

 

Todo comienza a tomar el color del otoño. Colores intensos que se repiten todos los años y que nunca dejan de moverte un poco el seso.

 

Comienzan las heladas por la mañana, con teperaturas bajo cero , pero al mediodía ya sentis los 15 grados y aveces algo mas. Todavía no se caen las hojas.

La montaña comienza a teñirse de rojo y el espectáculo es fantástico. Hay que ver las Lengas y los Ñires.

De pronto, una mañana te levantás y todo cambió. El otoño es irreversible. Todo en una noche. Los árboles dejan caer sus hojas de a miles. En pocas horas te dejaron una alfombra.

 

 

 

En el invernadero las tomateras muestran el último fruto del verano, y también los que nunca madurarán.

 

Las últimas Dalias mantienen sus flores pero ya las plantas se están muriendo por las heladas.

 

Las Tritonias resisten y siguen dando sus flores

 

Algunos almácigos igual prosperan en el invernadero. Si el invierno no es muy cruel, tal vez pueda ponerle rúcula a las pizzas.

 

Este es nuestro Otoño y que bueno vivir aquí.

 

Todas las fotos son de nuestro jardín

 

 

 

Anuncios

En muchas ocasiones, mi hijo Fabio, en su blog, ha dado clases magistrales de cocina. Hoy El Celestino les va a demostrar de donde salió la adicción de ese fulano por el arte de ponerse el delantal. Las cosas no son casuales, “de tal astilla tal palo”.

Este plato parece estar entre los preferidos de los que gustan de los mariscos y cuando uno lo pide en un restaurante, salvo algunas excepciones no sale del todo contento. Nos queda la sensación que le falta algo y no sabemos que puede ser y suele pasar por pijotear con el azafrán (calidad)  aceite, o que el cocinero no le puso toda la onda que hay que poner. Muchas veces tienen precocidos algunos ingredientes, como la salsa de tomate, cebollas y morrón. ( la salsa base)

Existen muchos lugares  especiales, donde la elaboran muy, pero muy bien, ( por ej:  El Imparcial, El Mesón Navarro o Iñaki ) pero en esos casos siempre hay que poner un billete bastante importante, que aveces, hasta duele en lo mas profundo del bolsillo.

Sin embargo no es un plato muy caro si uno se anima a hacerla en casa, ni tampoco complicado. Cuesta lo mismo que un asadito común y silvestre.

Con mucho orgullo, me animo a decir que la que hago es buena y les voy a transmitir algunos de los secretos necesarios para que se luzcan con una buena paella.

 

La paella de este sábado

 

No digo que es la mejor, pero pelea mano a mano con las muy buenas.. Será porque le pongo mucha pero mucha onda.  !! Joder tío.¡¡

Lo mas importante es decidir que paella queremos y la compra de los insumos. Digo  decidir cuá haremos, porque las hay de varios tipos, incluyendo algunas con pollo. y aveces conejo.  La que yo elaboro no pierde tiempo el plumíferos ni roedores, sino que va directamente a los mariscos.

Es arroz es importante, tiene que ser de buena calidad, redondo y pequeño dicen las reglas, y se le debe sacar el almidón con varios lavados. (este es uno de los secretos para que quede el arroz sequito y suelto) Los arro0ces esos que no se pasan, andan bastante bien.

Los mariscos básicamente son tres, pero se puede agregar algún otro sin exagerar en la variedad, sino se hace muy cazuela y lo que queremos es una paella.

 

Lista de ingredientes. para una paella de 4-5 personas, abundante.

4 Pocillos de arroz.

1/2 morrón rojo.

1/2 morrón verde.

2 cebollas medianas o 1 grande.

1 Echalote o dos.

Aceite de oliva. (del bueno) Si no hay aceite de oliva, prefiero un democrático de girasol, que es bastante neutro., pero hay que hacer un esfuercito y darle a un oliva del bueno.

Azafrán. De verdad  y en hebras.

Sal y pimienta.

1 kg de calamares. (preferentemente grandes)

500 gr de langostinos pelados ( se puede reemplazar por camarones como en este caso)

500-600  gr. de mejillones pelados.

Mejllones 1/2 valva para decorar.

300  gr de otro marisco (peden ser navajuelas, almejas o berberechos)

Perejil.

1 Cebolla de verdeo.

1 tomate chico bien maduro . (opcional)

1 litro de caldo de pescado. Se hace pidiendo un par de cabezas de pescado cuando comprás los mariscos o si no conseguís, comprar los langostinos enteros y usar las cabezas  de los mismos. Hay que dejar hervir media a una hora y filtrar. Si no se logra obtener este caldo, utilizar un caldo de verduras, pero no es lo mismo.

 

El costo al día de hoy de esta paella es de $ 500-600, en Bariloche. Posiblemente en Bs. As. sea algo menor.

 

Elaboración:

Lo primero que hay que hacer es preparar todos los ingredientes y si los mariscos están congelados , esperar a que estén a temperatura natural antes de cocinar.

Preparar el caldo de pescado y reservar.

Caldo de pescado

 

Limpiar los calamares, sin olvidarse de sacar la pluma y cortar como en la foto.  No olvidar de quitarle la piel oscura que cubre el calamar. Esto es indispensable, porque sinó el arroz no queda amarillo y cambia  el sabor.

 

Calamares limpios , cortados y sin piel.

 

Sacarles a los langostinos la vena oscura que tienen en el lomo. Este es el apararo digestivo del bicho y lo negro que ves es la caca. Si la dejás tiene un sabor amargo y no te veo con cara de que te guste a esta altura del partido, comer mierda.

 

En este caso camarones, a falta de langostinos.

 

Lavar los mejillones y los demás bichos para que estén limpios y sacarles toda  la arena que puedan tener. Salvo los mejillones de criadero, todos los bivalvos tiene un poco de arena. No hay peor sensación que morderlos y que sientas el “cri cri”  de la arena.

 

Mejillones bien lavados.

 

Navajuelas esperando su turno

 

Picar el perejil  y la cebolla de verdeo.  Ma non tropo.

 

Tomate cortado concassé y cebolla de verdeo.

 

Cortar el morrón en tiritas y la cebolla en pluma.

Cortar el tomate concassé.

Es conveniente tener todo preparado, limpio y cortado antes de empezar a cocinar.

 

Cocinamos:

Lo ideal es una paellera. Como yo no tengo uso una sartén muy grande y profunda que me da resultado, pero mejor es la paellera.

Calentar el aceite de oliva y poner el morrón y la cebolla a freir durante unos  minutos. hasta que la cebolla esté transparente.

Morrón, cebolla y  echalote.

 

Cuando la cebolla se transparenta, bajo ninguna circunstancia deben dorarse, es el momento de agregar el tomate para que se haga una simple salsita .

 

Tomate concasé

 

Incorporar la cebolla de verdeo y un poco de perejil picado.

Cebolla de verdeo.

 

Allí llegó el momento de agregar los calamares y dejarlos cocinar unos 30 minutos a fuego muy bajo. Si no larga el tomate nada de líquido se puede agregar un poco de caldo.

Los calamares se cocinan de dos formas. O les das unos 30 a 40 minutos o sólo 3 a 4 minutos. Toda cocción intermedia dará un calamar tipo chicle o duro. En una cazuela yo los pongo al final , revuelvo y apago el fuego. En la paella se deben poner al principio.

En este momento aconsejo tomarse un aperitivo . Es el momento ideal porque hay que esperar media hora. Acompaña bien un vinito o un poco de alpiste para entonar.

LLegó la hora de incorporar el arroz. Al hacerlo, revolver con ganas para que todo el grano se moje parejo. Cocinar un par de minutos para que se selle el arroz.

 

El arroz comienza a integrarse a la paella.

 

Preparar el azafrán y agregar a la paellera. Revolver todo hasta que el color sea uniforme.

 

Revolver para que todo el arroz absorba el azafrán.

 

Aquí debo hacer un apartado e insistir que el azafrán debe ser azafrán de verdad. Lo ideal es que sea español y en hebras. Puede parecer demasiado caro, pero con unas 15 a 20 hebras se logra una buena paella. Se lo coloca en una taza y se le vierte agua caliente. Se deja reposar un par de minutos para que suelte todo su sabor, y recién allí se incorpora.

Se puede agregar , además, un azafran de los que se venden en polvo para aumentar el color, pero el sabor lo darán las hebras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Azafrán de verdad. En hebras.

 

En este momento salpimentar.  No exagerar. Es preferible quedarse corto y agregar luego en la mesa cada uno a su gusto.

El ser un plato de sabores intensos, conviene no exederse con el sazonado.  En la mesa se logrará el punto justo para cada comensal

Cubrir el arroz con el caldo. Éste debe estar caliente. Toda vez que se agregue caldo debe estar hirviendo.

Incorporar , en este momento  las navajuelas o berberechos y los mejillones. Ordenadamente y presionar con la cuchara de madera para que queden medianamente sumergidos.

Es importante acomodarlos de forma ordenada, ya que como no se revuelve la preparación, así llegará a la mesa y se servirá. Cada cmensal entonces gozará entonces de la misma cantidad de “bichos” y no terminará la velada a los cuchillazos ni recriminaciones al cocinero.

 

Ya esta casi todo y desde ahora NO se toca mas.

 

Yo dejo los camarones o langostinos para los últimos minutos, pero se pueden agregar ahora.

 

Sólo falta esperar que el arroz esté tierno.

 

Desde este momento NO SE REVUELVE MAS. Debemos agitar cada rato la sartén y esperar hasta que el arroz esté en su punto. Siempre a fuego muy bajo, en la hornalla mas chica que tengas en tu cocina y no olvidarse de mover para que no se pegue el arroz a la paellera.

Se irá agregando caldo cada vez que lo exijan las circunstancias y la experiencia. Si ponés mucho caldo quedará muy jugosa, lo cual no es correcto. (una cagada) Si no le ponés el suficiente se te pegará y la paella no tendrá el sabor perfecto. (doble cagada) La primera vez podés tener problemas, pero la segunda seguro tiene que salir bien.  ¡¡Joder, que tiene que salir bien desde la primera.!!  Un poco de onda tío ¡¡

Por último agregar los mejillones o langostinos enteros de adorno.

No recomiendo langostinos enteros como te ponen en los restaurantes, ( son para hacer facha)  porque como se limpian a mano, te van a dejar las servilletas hechas un desastre y tu esposa va a putear al día siguiente en 4 idiomas y 3 dialectos. Quedan muy lindos, pero no es práctico. Mejor los mejillones y langostinos pelados..

Cuando el grano esté tierno, se apaga, se espera un par de minutos y a la mesa, previo espovorear con perejil por arriba.

 

Lista para comer. Esta es mi paella.

 

Con esta cantidad de ingredientes, tuve que habilitar otra sartén ya que al crecer el arroz (no todos los arroces crecen igual)  no alcanzó el tamaño de la sartén. Por eso es que recomiendo la paellera que es mas grande y profunda. Para algo se inventó y se llama casualmente Paellera.

 

 

Suerte con la experiencia. Va a ser todo un éxito.

 

 

 

 

 


Y llegamos a los 48 vivos y sueltos. Todo un triunfo.

 

La felíz y joven parejita.

 

Otros años ya he hablado de los años trancurridos, por lo tanto esta vez me referiré únicamente al viaje realizado y que fué a la ciudad que mas nos atrae de Chile. Pucón.

 

El volcán Villarica, emblema de Pucón

 

Queda a exactamente 500 km de casa, por lo que salimos el lunes 12, día de nuestro aniversario, temprano por la mañana , para volver el 14 por la tarde.

Por supuesto, y como Murphy manda, hasta el día anterior, sol radiante y el lunes  copiosa e ininterrumpida lluvia los 500 kilómetros..

No tiene importancia. Se baja la velocidad un poco y se recurre únicamente a camino de asfalto  y listo.

Al mediodía paramos a comer en un “comedor” en la ruta y nos castigamos con una “cazuela de vacuno” que sería algo parecido a nuestro puchero, pero mas tirando a una sopa contundente y nada dietética. Estos comedores , en Chile, son como nuestras fondas, donde hay pocos platos pero contundentes. Es el típico lugar donde comen los obreros , empleados y también los “patrones” al mediodía.  Todo del día , fresco y con gusto a casero.

Llegamos a Pucón en el horario calculado y nos alojamos en el Enyoy Gran Hotel Pucon. Una muy buena decisión.

 

Frente del hotel

 

Vista desde los jardines

 

Normalmente nos alojamos en alguna cabaña, pero esta vez, como era por solo dos noches, rompimos el chanchito.

Es un hotel con muchos años a cuestas, de cuatro estrellas, pero bastante bien mantenido. Señorial,  habitaciones muy amplias, vista espectacular y en la primera línea de playa del lago Villarica.

 

Vista parcial desde la habitación

 

Desensillamos y automáticamente nos fuimos a la pileta climatizada y calefaccionada. Muy buenas. Hay dos piletas de agua caliente y una decubierta.

 

Una nadadora intrépida con flota flota.

 

Que buena tarde pasé entre nadar (poquito) y reposera (mucho)

 

Pileta descubierta

 

Luego nos fuimos a caminar por el pueblo y a la noche naturalmente a cenar. ( Comí un Jambonon , una de mis debilidades,  de 900 gr. con chucrut y agregados como se dice por esos lares)

El desayuno del hotel es muy bueno, muy completo y muy reconfortante. Fiambres (cecinas aquí), algunos platos calientes, abundancia de postres, frutas y jugos.

El hotel también tiene casino, bares , gimnasio y otras yerbas que hacen a una estadía agradable y de gran comodidad.

 

Deck frente a la playa

 

 

Bugambilla, o Santa Rita en el patio trasero

 

Solarium

 

Resalto estas virtudes del hotel, porque revisando Trip Advisor, después de haber contratado la reserva, las opiniones no eran del todo favorables, y llegué con cierta aprensión con lo que podía encontrar, pero creo que en líneas generales esas opiniones no son justas. Por supuesto que al hotel se le notan los años y ameritaría una refacción general y profunda, pero la relación precio-calidad es la correcta.

Disfrutamos todo el día, magnífico, sol y temperatura justa,  recorriendo sus bares, su repostería y alguna compra y luego de cenar , dormir como dios manda, nos dispusimos a volver.

 

Un capuchino a media mañana

 

Costanera en playa La Poza

 

Al levantarnos , y al  desayunar, tipo 9 , había un viento y una lluvia de  temporal  que a esta altura de la mañana era considerable y hasta se volaban las vacas. Es que Murphy no miente ni se equivoca nunca y si te jode a la ida, te da un día de respiro, seguro que te castiga a la vuelta.

Los chubascos no nos dejaban ver en algunos momentos un carajo, pero despacio y por la ruta 5, que es autopista, llegamos a Osorno y de allí a Entre Lagos donde almorzamos donde siempre.

Una visita al Auto Museum Moncopulli, a mirar los Studebaker y llegamos a la tardecita con una gripe para meternos en la cama, pero con otro aniversario festejado como corresponde a la cifra de nada menos que 48.

Hubiese sido mejor festejarlo en París, pero por esta vez nos conformamos con Pucón.


Como todos los años para esta fecha, conmemorando (fíjese bien que no digo festejando, porque a esta edad se conmemora) el 48 aniversario del día de nuestro casamiento, fuimos una vez mas a Pucon (Chile), que es nuetro lugar especial en ese país.

Cruzando por el paso Cardenal Samoré se toma la ruta Internacional 215 Puyehue, camino a Osorno y en el Km 25, o sea muy cerca de el paso se encuentra el museo Auto Museo Moncopulli, creado por el Sr Bernardo Eggers Reccius.

 

 

Un verdadero fanático de los autos y de una marca en particular.

Lo interesante de este museo es la colección impresionante y creo, única en estas tierras de Sudamérica, dedicada a la marca Studebaker.

El museo posee mas de 140 automóviles y  en exposición hay alrededor de 100.

Casi todos los modelos de la marca estan representados. La mayoría restaurados, y como no vale la pena seguir explicando nada mas , me remito a las foto que convencen mas que mis palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de la cantidad alucinante de automóviles de la marca, el museo también dispone y muestra autos de otras marcas y una infinidad de objetos antiguos que son muy interesantes para disfrutar para el que le gusta las cosas viejas.

Cámaras fotográficas, ferromodelismo, y una cantidad de cosas viejas, como por ej una lavadora de ropa de madera, que no por ser única llama la  atención

Muchos de estos objetos son donaciones, lo mismo que algunos de los automóviles que se muestran.

El museo va creciendo y cuando alguno de Uds. pase por allí, no debe permitirse seguir de largo. Hay que verlo.

 

 

 

 

 

 


Todos los meses tienen sus flores en mi jardín, pero hay algunas que se destacan en Febrero y por eso se las quiero mostrar.

 

Una rosa de un rojo muy particular.

 

Amapola de California. No existía por estas tierras, pero desde hace unos años proliferan y llegarán a ser una plaga.

 

Las hortensias se dan tarde en la zona, pero nunca defraudan.

 

Los brincos, también algo tardíos ya abrieron.

 

Una simple y común caléndula, pero esta muy buena.

 

Malva. Común y simple pero también bienvenida.

 

No  sé como se llaman estos lirios , pero estan rebuenos. Tienen cerca de 20 cm de diámetro y una fragancia muy especial.

 

Esto no es todo  lo que hay, pero mas adelante les mostraré algo mas.


Cuando con grisel, mi chica, hicimos el invernadero, teníamos muchas dudas , sobre todo si tanto esfuerzo se vería recompensado aunque sea con una buena ensalada.

 

No pasó mucho tiempo y los resultados comienzaron a aparecer.

Este domingo comimos por primera vez una ensalada, con un popurrí de verduras, salidas integralmente del invernadero  lechuga, radicheta, espinaca y rúcula fué el debut. y la primer tortilla de acelga.

Si bien no sabemos nada de cultivo, parece que la cosa no es tan complicada. Primero hay que averiguar un poco con los que saben, es imprescindible, luego conseguir buenas semillas, y largarse a hacer los almácigos, previo fertilizar con compost.

 

los primeros brotes

Una vez sembrado comienza la espera, que para un tipo ansioso como yo se hace larga e interminable.

Una mañana, cuando ya creés que no va a pasar nada,  entrás y te encontrás con unas pequeñísimas manchitas verdes en la tierra y esa ya es una prueba de que el esfuerzo valía la pena.

En pocos días crecen para ser bien visibles y poder tocarlas. Es asombroso como la naturaleza desconcierta al que no entiende un pomo de la cosa. (como nosotros por Ej)

 

Las primeras lechugas

Hay que cuidar que con el sol la temperatura no se vaya muy arriba y abrir las ventanas cuando eso sucede, regar todos los días y seguir agregando diferentes semillas y plantines para llegar a un resultado sartisfactorio.

Les muestro algo de lo que ya obtuvimos y si alguno pasa por aquí , lo convidaremos con una ensalada  orgánica.

 

Las espinacas vienen con muchas ganas

 

También sembramos plantas de jardín y reproducimos varias de ellas, ya sea por semillas o por gajos.

Brincos para el jardín

 

Cactus y godesias

 

Espinacas y lechugas en tierra.

Rúcula en primer plano y acelgas atrás

 

También logramos hacer arrayanes de semilla, que tardarán décadas en ser árboles, y oxalis púrpuras, que son unos tréboles rojos muy buenos. Rosales que “mano verde” o sea mi chica, consigue que crezcan.  Malvones, y geranios estan en marcha para adornar nuestros maceteros de los balcones. Muy ambiciosos nos pusimos a plantar de todo y todo sale.

Oxalis púrpura

Estoy maravillado que un inútil con la tierra, como yo lo haya conseguido

En fin hemos puesto de todo y el invernadero ya nos quedó chico, pero MINGA, que me voy a meter en hacer otro o agrandarlo.

 


Todos sabemos lo que está sucediendo en Venezuela. No hace falta leer Clarín ni ver el programa de Lanata. Las barbaridades que se ven a diario, la cantidad de muertos de un sólo bando y el avasallamiento de las libertades individuales, es atroz y indignante.

El persistente atropello a la democracia y los mas elementales principios de la dignidad humana, a los  mínimos derechos humanos, que todo régimen supone defender, me demuestra lo canalla que puede llegar a ser el poder, en manos de un dictador incapáz, inculto y bruto en todas sus manifestaciones y apoyado por la milicia venezolana, cómplice de asesinatos y negociados

Pero para mi,  es muy indignante y perverso  el silencio de los personajes públicos que se refleja día a día en nuestro país.

No he escuchado ni una sóla palabra a NADIE de los seguidores de la corrupción  Argentina, una sola palabra de repudio a las prácticas aberrantes del gobierno de Maduro. Ni la Sra ex presidente ni ninguno de sus lacayos y seguidores, se animan a abrir la boca en rechazo de los que fueron sus socios en la corrupción y con los cuales han realizado negocios siniestros.

 

Los negociados evidentemente fueron fructíferos, tanto como para que por ej, un tal Gustavo López, ayer en un programa televisivo, se enorgullecía de defender el régimen de maduro, argumentando tener una oposición de derecha violenta, cuando la realidad nos muestra que hay cerca de 130 muertos de esa oposición y ninguno en las huestes oficialistas.

 

Gustavo López, Candidato a Jefe de la Ciudad de Bs.As.

La ex presidente condecoró a este dictador con la mas alta condecoración que existe en nuestro país, la “orden del Libertador San Martín, se lo reconoció a El difunto Chavez con el Premio Rodolfo Walsh Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular . A un tipo que cerró diarios y medios de comunicación, a un sr, que instauró la tiranía en Venezuela.

Y estoa actos ridículos  se hicieron sin sentir ni un poquito de verguenza, simplemente para devolver favores..

 

Foto Clarín.

A todo esto, ningún Diputado, Senador o ex funcionario kichnerista fué capaz, ni siquiera de sentir un poco de solidaridad con las víctimas de la represión en ese país y mucho menos expresar el mínimo rechazo a la violencia y la matanza.

 

Mas grave todavía es la posición del papa (con minúscula) que siguiendo la línea peronista kichnerista, se ha llamado a silencio, pero sin dejar de pedir por la liberación de la delincuente local Milagros Sala.

 

 

Es el mundo del revés? Sí estoy convencido que así es.

Quienes son los buenos y quienes los malos. Parece que para ese sr. del Vaticano, los buenos son los ladrones y asesinos y los malos son los muertos y estafados.

Todos, aún los agnósticos como yo, nos pusimos contentos que un Papa fuese argentino, no sé porque, quizá un poco de ese  orgullo patriotero, que todos guardamos en algún lugar del corazón. Yo renuncio y me cago en ese orgullo y me siento avergonzado por este sujeto, servidor de canallas, ladrones y asesinos.

Me llena de verguenza que se justifique el régimen venezolano, después de 130 muertes certificadas, no por Lanata , sino por la prensa internacional. Sin atenuantes, sin bandería política ni posición deshonesta.

Me dá verguenza que mi ex presidenta y toda su banda, se calle una vez mas la boca, como hicieron frente a los muertos de La Plata por las inundaciones o los muertos de Once.

Hay momentos que me dá verguenza ser argentino, y éste es uno de ellos.