Una de las razones para volver por España, era conocer el pueblo de Siete Iglesias de Trabanco,  ubicado entre Valladolid y Salamanca, en la región de Castilla, en donde los ancestros de mi chica son originarios. Allí vive una prima y en Salamanca una sobrina, con sus respectivos maridos y familia. los contactó hace un tiempo por internet y ahora llegó el momento de conocerlos y encontrar y conocer el lugar de sus orígenes.

Desde Madrid, nos fuimos en tren hasta Salamanca, donde nos esperaba la hija de una prima de mi esposa. Hubiésemos preferido alquilar un automóvil, ya que pretendía pasar por Avila otra vez para volver  y admirar las murallas de la misma, pero como les conté en el post de Madrid, no quedaba nada disponible, sea cual fuera la categoría. pues estaban todos los automóviles  ocupados.

 

Tren a Salamanca

Tren a Salamanca

 

El tren era uno de media distancia, así le llaman, muy confortable, extremadamente limpio, con salida y llegada puntual y baños de primera.

Cerca de dos horas mirando la campiña y llegamos a Salamanca. De allí nos fuimos inmediatamente al pueblo de Siete Iglesias de Trabanco, que es pequeño y de muy pocos habitantes, menos de 1000. Conocer familiares,  presentarse y rápidamente nos sentaron y como aperitivo, una grandiosa tortilla,  jamón ibérico de bellota y buen vino. Luego comenzamos a recorrer el pueblo.

Fuimos a pedir la llave de la iglesia. Si, fué así, necesitamos la llave, una trmenda llave, para entrar, ya que cura no hay, y una señora es la encargada de abrirte la puerta y acompañarte.

Cada cuadra salía algún pariente mas o menos lejano a saludarnos, y bajo un sol que  jodía bastante subíamos y bajábamos por las callecitas del pueblo  deseando que hubiesen construído el pueblo en la llanura.

 

Calle de Siete Iglesias

Calle de Siete Iglesias

 

 

 

 

La llave para abrir la iglesia

La llave para abrir la iglesia

 

Tallas en madera bastante antiguas y en un estado bastante alicaído, que merecería un tratamiento un poco mas cuidado, pero repito que ni siquiera hay cura. La carcoma ya se habrá comido al cura y esta haciendo estragos en la madera, pero es lo que hay.

 

Interior de la iglesia

Interior de la iglesia

 

 

img_2754

 

 

img_2763

Hotel en Siete iglesias. “Los toreros de Trabanco”

 

No tardamos mucho para ver el pequeño pueblo, que se mantiene vivo de puro coraje que tienen sus habitantes, ya que todos son personas de edad y que como es natural en estos casos y sucede en todo el mundo, los jóvenes se van para volver solo a visitar a sus padres y abuelos.

En las afueras del poblado pasa una ruta muy usada por el tránsito con Portugal, lo cual permitió la construcción de un buen hotel  ” Los Toreros de Trabanco”  a la vera del camino, que sorprende a cualquiera que no espera encontrar nada. De todas maneras igual hay otros hoteles, pero este destaca muy por encima de los demás.

El hotel tiene un restaurante excelente, muy bien atendido, con una carta muy completa y con unos precios muy económicos. Una verdadera y agradable sorpresa.

 

img_2764

Restaurante del hotel de Siete Iglesias.

 

Mi esposa tuvo entonces la oportunidad de conocer a primas, sobrinas, parientes que no conocía y hasta la casa de donde había vivido su abuelo y visabuelos. Una interesante oportunidad, que a veces uno no  tiene en toda la vida.

 

img_2744

Prima, sobrina y recontrasobrina

 

Y asi se fué pasando el día hasta que nos fuimos con su sobrina para Salamanca. Un día especial para mi chica, que seguramente no olvidará.

 

El bar del pueblo

El bar del pueblo.

 

Unode los gatos del pueble, que se preguntaría quienes eran estos forasteros

Uno de los felinos del pueblo, que se preguntaría quienes eran estos forasteros y nos saludaba cuando nos íbamos.


Conocimos Madrid hace muchos años, mas de 40. Cuando reinaba en España el generalísimo Franco. Y digo  reinaba, porque era casi de esa manera que gobernaba.

En aquella época, Octubre de 1975, se estaba muriendo y la mitad de España lloraba, y la otra mitad se mataba a chatos de vino festejando el momento que se avecinaba. Murió a los pocos días de irnos de este país , para suerte de muchos y desgracia de otros.

Madrid es una ciudad donde la mayoría de los argentinos se sienten como en casa, pero es muy diferente a lo que creen y a lo  nuestro. Yo creo que muchos se sienten bien solamente por  el idioma.

No obstante yo me llevo bien con los madrileños aunque a veces nos maltraten por sudacas, pero cuando te conocen un poco terminás en un bar como los chanchos.

Después de muchos años sin pisar España llegamos con un vuelo desde Sttutgart, y allí nos estaba esperando mi gran amigo y compañero de correrías el polaco Jurek. Jorge en español si quieren, pero para mi siempre es y será Jurek.

Compañero de navegación, correrías, muchos bares  y regatas, muy buen marino y en todo lo que se pueda ser buen tipo, Viajamos juntos, con permiso matrimonial, en el año 1978 y el tipito se quedó y puso muchos cojones, porque lo hizo sin un mango y a empezar de cero.

Hoy es un empresario gastronómico y formó una familia de puta madre, como se dice allá.

El polaco nos facilitó un departamento en lo mejor de la ciudad en la calle del Príncipe de Vergara, y cuando llegamos la mesa estaba servida con el mejor jamón ibérico y salame.

 

El polaco, el jamón y un muy bien vino

El polaco, el jamón y un muy bien vino

 

Sin duda alguna en la mesa sobra la gaseosa, pero un pecado lo comete cualquiera.

Por la mañana salimos a atrapar a Madrid como si no la conociéramos, ya que por los años transcurridos el Madrid de hoy es diferente al que habíamos conocido. Como agravante solo teníamos unos pocos de días antes de retornar, y debíamos ir a Salamanca y a siete Iglesias de Trabanco,  pueblo de donde son oriundos los ancestros de mi esposa..

Primero fuimos a sólo una cuadra al Mercado de Chamartín, a mirar, ya que los precios que allí se encuentran son los mas caros, al igual que la calidad de los productos que son los mejores de la península. Allí se abastecen la casa real y todos los que pueden pagar cifras siderales por un buen chuletón.

img_2682

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2683

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una manía que tenemos con mi chica, es entrar a los mercados, hablar con los puesteros y disfrutar del órden, la limpieza y la calidad de los productos.

Luego, tomamos un bus hasta la Puerta de Alcalá. Siempre hermosa,  monumento construído allá por al mil setecientos setenta y tantos..

Admiramos una vez mas El palacio de Correos, que ya no es correo, sino un museo. Se exponían obras de Kandisky, pero lo perdimos porque la cola era infernal y no podíamos darnos el lujo de gaetar una mañama entera.

 

Puerta de Alcalá

Puerta de Alcalá

 

 

img_2690                                       Palacio de Correos.

 

De allí tomando por la Gran Vía, mirar vidrieras y el primer trago del día para luego  dirigirnos hacia la Puerta del Sol.

Ese primer trago tiene lo suyo. En ralidad paramos en un muy lindo bar de la Gran Vía a tomar un café. Eran las 10 de la mañana, pero al entrar vi algo que me alucinó, porque hacía muchos años que no veía. Si Sr.  ” Vermut de grifo”, no me corrija amigo, en España se escribe así.

 

img_2698

Por supuesto que lo acompañé con un par de pinchos de pulpo, pero así y todo las piernas se negaban a obedecer a sus mandos naturales.

Mi chica aprovechó la situación para meterme en una tienda, hizo mierda la tarjeta y yo me enteré cuanto gastó cuando llegué a Bariloche un mes después. Cosa que le pasa a cualquier marido que le extiende la tarjeta a su esposa.

Caminando entre un gentío que se dedicaba a laburar de oficina en oficina y de local en local, vendedores ambulantes de carteras Prada y Louis Buiton truchas, y mezclados por una cantidad permanente de turistas, que como nosotros, querían ver todo y no perderse nada.

Llegamos a la Puerta del sol a mirar una vez mas al  oso  emblemático y recorrimos la zona que es una de las mas interesantes de Madrid.

El Oso de la Puerta del Sol

El Oso de la Puerta del Sol siempre firme

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2700

 

 

,

 

 

 

 

 

 

 

 

Era hora de encontrarnos con Jurek para comer algo y lo hicimos en un pequeño restaurante donde le dimos a unas buenas tapas, variadas y diferentes a lo que habitualmente se ve en los bares. Tapas con un concepto mas moderno que los de siempre. Muy bueno.

 

img_2706

Seguimos recorriendo el barrio cercano a la plaza de Santa Ana, que es el barrio de Las Letras  y que es un despelote, por sus edificios, la movida a toda hora y la cantidad de bares y restaurantes. Edificios de antigua data, restaurados como se debe y mantenidos a la perfección. Es importante caminar este barrio. Es el viejo Madrid, que muestra de nuevo su belleza centenaria.

 

img_2707

Fue en esa recorrida que encontré un “tablado”, el   de Villa Rosa, que en otra época lejana supe concurrir, y no me quedó mas opción que bailar un poco de flamenco con mi chica. Poniendo mi cara mas dura y animándonos como hacemos siempre. La verguenza no existe, solo la crea uno mismo.

 

El "tablao" solo para nosotros

El “tablao” solo para nosotros

img_2712

Muy cerca de allí esta la plaza de Santa Ana. Imperdible. Rodeada de boliches,  gente disfrutando y también encontré uno de los pocos teléfonos públicos que vi por quellos lares.

 

bar en la plaza de Santa Ana

bar en la plaza de Santa Ana

 

A sólo un par de cuadras de allí fuimos a ver el para que para nosotros, fue el primer alojamiento en Madrid, y que también lo siguió siendo en todos los otros viajes. El Hostal Lisboa. Simplemente un recuerdo mas.

 

Hostal Lisboa. Grandes recuerdos

Hostal Lisboa. Grandes recuerdos

 

Seguimos caminando hasta la Plaza Mayor, lugar con tanta historia y tantos recuerdos y que nadie que pise Madrid puede dejar de conocer.

 

img_2718

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plaza Mayor

Plaza Mayor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y como no podemos dejar de recorrer los mercados, nos fuimos por allí cerca al de San Miguel.  (mirá este video y después contame) Un edificio muy antiguo,  1915 creo, hermoso y concurrido, para comer algún pincho, unas tapas o un bocadillo de jamón del bueno, con una copa de un excelente vino de Rioja, o simplemente comprar mercadería para tu casa.

 

Mercado de San MIguel

 

 

img_2723

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los jamones Ibéricos al alcance de casi cualquier bolsillo.

 

Mercado de San Miguen

Mercado de San Miguel

Ya era demasiado para un día y no veía el momento volver al departamento, pero antes nos quedaba algo mas. Sacar los pasajes en tren para ir a Salamanca. Primero quisimos alquilar un auto pero fué imposible, no quedaba uno disponible en toda la ciudad. Los madrileños muchas veces no poseen automóvil, por el problema de estacionamiento, costos y por no usarlo los días que trabaja, o lo que sea, y alquila para los fines de semana, por lo tanto la opción mas lógica al no tener auto, era el tren.

Luego de comer en un boliche  bastante berreta, nos fuimos a dormir, cosa que nos hacía falta.

Por la mañana nos fuimos a la estación de Atocha, si, aquella donde el terrorismo se mando un gran moco. Esta remozada y los trenes son no solo puntuales sino fantásticos.

 

Estación de Atocha

Estación de Atocha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tren a Salamanca

Tren a Salamanca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de dos días en Salamanca, que ya contaré en otra entrada, regresamos a Madrid. Nuevamente pasamos por la Puerta del Sol, donde había una estatua viviente, un poco mas creativa de lo que estamos habituados. Foto y un par de euros bien merecidos para el creativo.

 

img_2733

Esto demuestra que para ganarse el mango no alcanza con pintarse la jeta  de blanco y quedarse quieto. Ahora contame como hace el tipito para estar colgado así, aunque tenga un armazón de fierracho que lo sostiene.

 

Mi amigo Jurek tiene un pequeño restaurante argentino que se llama Bayres Beef, también en el barrio de Las Letras , y a pocos pasos de la Puerta del Sol, que se llena todos los días y lugar obligado si querés comer un buen chorizo o buena carne de La Pampa o se te ocurre tomar un vino de nuestro país. Aunque sea o parezca por lo menos ridículo tomar vino argentino en España, hay muchos que así lo requieren. En internet lo encontrás y si vas de parte mía el polaco te echa a la calle.  Muy bueno el lugar de veras y con precios razonables.

 

El polaco legando a laburar

El polaco Llegando a laburar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un buen café expresso en la calle viendo pasar a la gente linda de Madrid

Un buen café expresso en Bayres beef en la calle, viendo pasar a la gente linda de Madrid

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la noche comimos en Bayres beef y al día siguiente un  cocido madrileño en la casa del polaco con parte de su  familia.

 

img_2738

Retornamos a Buenos Aires en el que  fué el peor vuelo de mi vida. En este punto debo decir que viajar por Iberia es una de las peores decisiones que tuvimos en este viaje. Menos mal que fue solo la vuelta de Madrid a Bs As.  Nada peor que esta companía, salvo que fueras masoquista, y te guste el maltrato,  de lo peor.  A la ida fuimos  por British Airwais en un vuelo a Londres y de allí a París. Un sevicio de primera, baños utilizables durante todo el vuelo ya que eran higienizados permanentemente, personal que nos atendía de forma correcta y amable.

Y como todo se termina, con una selfie con cara de cansados, nos despedimos de Madrid para retornar a nuestro querido Bariloche.

 

 

img_2829

 

 


Ya casi en las postrimerías del viaje y después de haber disfrutado de Alsacia, sus vinos, sus pueblos y su gente, debíamos volver a Stuttgart para devolver el auto alquilado y volar al último destino que era Madrid Salamanca.

Pero me quedaba algo todavía por conocer que era esa serie de fortificaciones que se llaman Línea Maginot , una de las tantas perversidades de la guerra. Les aconsejo entrar al link y leer la historia de esta grandiosa estupidez.

Es una cadena de fortificaciones contruídas después de la guerra del 14, para defenderse de las posibles invasiones alemanas en una próxima guerra.. En realidad no sirvieron para un carajo, porque cuando los Alemanes se lo propusieron llegaron hasta la mismísima París.

Estos bunkers  están construídos en acero y concreto de mas de un metro de espesor, son 108 y  cada 15 Km. Una red de túneles y galerías que llegaban a los 400 km. Loa alemanes del otro lado tenían su línea llamada Sigfrido. 

La cuestión era que estando cerca de uno de esos bunkers de los pocos que quedan, quise ir a verlo. Desde Estrasburgo hacia al noroeste, paramos a comer unas exquisitas lentejas en Soultz les Bains, luego  Haguenau y de allí  a Hatten  en cuyas cercanías esta la fortificación que buscábamos.

 

Lentejas en Haguenau

Lentejas en Soultz les Bains

Gran decepción cuando encontramos el lugar, ya que estaba cerrado al público por día de descanso. Se veía, pero no era lo mismo.

Visto desde afuera no sería lo mismo

Visto desde afuera no sería lo mismo

Había un fulano cortando el cépeped y le explicamos que habíamos recorrido muchos km. para ver la fortificación y que al día siguiente nos íbamos de la zon. El tipo nos dijo 4 palabras. 3 Euros cada uno

Pensé , a la Argentina, que era el “peaje”, al cual estaba dispuesto a pagar. Nos hizo pasar al predio, bajó un puente levadizo de hierro, abrió con una inmensa llave y de un escritorio sacó los 2 tikets legales y nos cobró.

img_2644

El tipo, genial, un personaje. Lo que yo pensé del peaje, fué mi podrida imaginación. Todo legal, como suele ser en la campiña europea.

Nos dejó solos porque tenía que seguir con su trabajo, y nos encontramos en un, casi siniestro, lugar donde permanecían alrrededor de 150 soldados, esperando para defender su territorio. Sólo al final de la guerra, con la huída del ejercito alemán, hubo destrucción y muerte en el lugar.

img_2647

Sobre el bunker hay, yo diría de adorno, un tanque Sherman y adentro del edificio una colección de armas, uniformes y restos encontrados en los campos durante muchos años después.

img_2660img_2640

img_2655

img_2663

 

No puedo agregar muchos mas comentarios, sino haberme demostrado una vez mas la inutilidad, la locura y es dolor que debe haber traído la guerra. Toda esa maquinaria dedicada únicamente a la destrucción, para matar y no ser matado, para defender un territorio que sólo la ambición del hombre hizo necesario.

Al retirarnos, quise darle una “propina”a nuestro anfitrión y agradecerle habernos dejado todo el tiempo que quisimos, solos en el lugar. El tipo la rechazó de plano y dijo” acá murieron muchos de los míos”.  Me miró con cara de decirme… “pelotudo”

Fué una experiencia muy interesante. Después de ver estas cosas uno se pone a pensar.

 

img_2639

 

img_2668

 

img_2666

img_2664

 

img_2650

 

 


En nuestro recorrido por Alsacia (Francia) y la Selva Negra (Alemania) nos encontramos con infinidad de pequeños pueblos, recorridos por tambien una infinidad de turistas. La mayoría no esos turistas de comportamiento compulsivo, sino aquellos que se toman su tiempo, en órden, tranquilidad y respeto.

Parece otro mundo, al que uno no esta acostumbrado después de visitar París o Berlín.

Esta zona de unos 190 por 50 Km. es un espacio dividido por el Río Rhin y en otra época disputado por estos dos países, con muchos muertos incluídos y durante muchas guerras.

Campos de viñas de ambas márgenes del Río y bodegas de muy buenos vinos para degustar para los aficionados a la uva.

Pero ya lo contaré con mas detalle en otro post. Ahora lo que quiero mostrarles es la inventiva y el estilo de los carteles comerciales en estos pueblos, que nos llamaron poderosamente la atención y que quiero compartir con Uds.

 

IMG_2110IMG_1914

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_2202

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_2203

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_2232

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_2310

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2332

 

img_2345

IMG_2320

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2346

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2353

 

img_2368

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Genial

Genial el gato esta genial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2444

 

 

img_2452

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2466

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es un cartel pero funciona como tal

No es un cartel pero funciona como tal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2471

 

img_2473

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2479

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2481

img_2508

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2511

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

img_2594

 

img_2595

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada cuadra que se recorre es una sorpresa. Vale la pena levantar la vista y estar atento a estos carteles para olvidarse de los de acrílico berretas a los que estamos acostumbrados. Son muy interesantes y nos serviría para aprender un poco del tema. Si sólo hace falta un poco de inventiva y buen gusto.

Hasta la próxima

El Celestino


Si un error grave hemos cometido en este viaje, fue destinar a Berlín sólo 5 días.

No conocíamos esta ciudad y después de recorrerla apenas, como pudimos hacerlo, nos arrepentimos de no haber recortado un poco de aquí y de allá y sumarle por lo menos 3 o 4 días.

Por supuesto que se podría haber hecho, pero como penalidad no me quedará mas remedio que volver, lo cual será un castigo que será vivido muy  duramente.

La primera impresión es que llegaste a otro mundo, donde el desconocimiento del idioma y la tecnología que rebalsa por todos lados, te hace sentir nada mas ni nada menos como lo que soy un habitante venido del tercer mundo.

Llegamos con lluvia y hay algunas recomendaciones para hacer un poco menos complicada la barrera del idioma, que por otro lado es bastante jodida. Aprender algunas palabras para dirigirse a la gente con amabilidad y  “por favor”. Te soluciona un poco el problema la cordialidad y apertura de los berlineses que en todo momento tratan de ayudarte.

Con inglés fluido zafás bastante bien, pero mi conocimiento de esta lengua también es limitado. O sea que cuando un alemán te contesta en inglés, con su acento germano, yo no entendía un pomo.

Así como en París lo primero que querés ver el la Torre Eiffel  aquí el punto de partida es llegar a la Puerta de Brandenburgo. Allí pasó de todo, alli nace la Unter der Linden (bajo los tilos). rodeada de unos jardines para disfrutar de verdad. Árboles de menos de 50 años, ya que durante la guerra y después con la necesidad de madera para calefaccionarse no había quedado ni un yuyito.

 

Puerta de Brandenburgo

Puerta de Brandenburgo

 

Nos habíamos alojado en un departamento que alquilamos a 3 o 4 estaciones de la Alexanderplatz, que es el centro tradicional de encuentro. Desde allí sale un bus, el N° 100 que por 1,70 euros recorre todos los lugares importantes de Berlín y entre ellos te lleva a la Puerta, entre otras cosas.

 

Impecable departamento

Impecable departamento

 

Después de almorzar en la Alexanderplatz comenzamos a caminar y caminar por todos lados, sin mucho órden pero disfrutando de una ciudad que no podés creer que hace sólo 70 años había sido destruida hasta sus cimientos, que tuvo un muro que dividió la ciudad al medio y que de esas ruinas nació una ciudad moderna, pujante y extraordinaria, que no ha olvidado su pasado, sus guerras y sus muertos, pero que empuja para adelante con toda la furia. Una ciudad que sigue creciendo respetando como ninguna otra los espacios verdes y mirando al futuro.

Para donde mires ves grúas trabajando, levantando nuevos edificios, utilizando toda la tecnología para hacer mas confortable la vida de sus berlineses.

Grúas por toda la ciudad

Grúas por toda la ciudad

 

Techos verdes, paneles solares, edificios autosustentables, etc, es una constante.

El Berlín tradicional, que logra aspecto antiguo en sus edificios modernos, y los modernos que no tienen vergüenza de parecerlo.

 

Arquitectura moderna de Berlín

Arquitectura moderna de Berlín

 

img_1836

Muchos edificios modernos para la década del 60-70 hoy están siendo reciclados y decorados como antiguos, sacandoles la vejez y transformándolos con el aspecto del Berlín de preguerra, o sea mas viejos todavía, pero con la calidad y prestancia de la Berlín de antes.

La Alexandrplatz merece un párrafo aparte y todas las noches que estés en Berlín  tenés que ir. Es un lugar muy especial de día y de noche. La plaza esta minada de puestos de comidas y artesanías. Se chupa cerveza todo el día y ni te cuento a la noche, con orquestas y toda la movida de la juventud y porque no de los jovatos. Se come por poco dinero (8 a 10 euros) y la podés pasar muy bien ya que en el lugar hay una muy buena onda, por supuesto muy alemana. Orquesta baile y pedo total.

 

Alexandrplatz de día

Alexandrplatz de día

 

Jambonon con chucrut (pernil de cerdo) asado por la noche

Jambonon con chucrut (pernil de cerdo) asado por la noche

 

 

Y mucha cerveza

Y mucha cerveza

 

Con el último subte volvíamos al departamento para prepararnos al día siguiente a ver el Reichstag.

Que es el parlamento alemán. Para verlo hay que reservar 30 días antes por Internet el turno. Es gratuito  y la cosa funciona con organización germana. Llegás y presentas la nota que imprimiste en casa , y un tipo todo ceremonioso te hace entrar (si no tenés reserva no pasás) y te ofrecen un aparato con el cual vas escuchando toda la perorata que realmente está muy buena, sobre el Riechtag, su historia actual  lo que se ve adentro y para afuera. No te voy a contar mucho, solo decirte que en lo alto tiene una cúpula de vidrio y espejos, que alucina a cualquiera. El arquitecto fue Norman Foster y para tirarte un dato tiene 40 metros de diámetro y 23 de altura( casi 10 pisos). Se sube y baja por un plano inclinado en doble hélice y bueno, si no lo ves no podés creer donde estas. El uso de la luz solar, el agua de lluvia etc. Mejor leelo el la Wiki.

Interior de la cúpula

Interior de la cúpula

La cúpola del Reichstag

La cúpula del Reichstag

 

Escuchando

Escuchando

 

Otro lugar emblemático es la torre de TV, a la que se accede por un ascensor y que tiene 368 mts de altura y permite ver todo Berlín. Esta torre fue edificada por la RDA y desde allí seguramente espiarían el Berlin occidental. Es importante subir y ver el panorama de la ciudad.

 

Torre de TV

Torre de TV

 

Desde la torre

Desde la torre tenés una vista a los 360°

 

Aquí no hay que reservar pero cuando pagás la entrada te dan la hora de subida. Siempre con la presición alemana.

Como verán, desde la torre se ve un río. Es el Spree. Aquí como en casi todas las  ciudades europeas, recomiendo recorrerlas también desde el río. Hay muchos barcos que te llevan (pagando por supuesto) pero la visión de la ciudad desde el río es diferente y no se puede evitar verla desde ese ángulo.

 

 

Navegando el Spree

Navegando el Spree

Con frío, pero con ganas

Con frío, pero con ganas

 

La cúpula desde el río

El Reichstag desde el río

 

Ya no daba esatar arriba, al aire libre con el frío

Ya no daba estar arriba, al aire libre con el frío

 

img_1824

En las afueras de Berlín hay un palacio el  Charlotemburg, bastante interesante , ” ma non troppo”. Se puede canjear por otra cosa, porque la lista es interminable.

 

Palacio Charlotemburgo

Palacio Charlotemburgo

 

Un lugar que no se puede dejar de ver es el Centro comercial Sony en la Potsdamer Platz. Tiene comercios, hoteles, restaurantes y costó allá por el año 2000 la friolera de 70 millones de euros. Ultramoderno y fascinante, no se puede dejar de hacer una visita , quedarse un buen rato y comer algo.

 

Sony Center

Sony Center

 

Sony Center

Sony Center

Cerca de la Postdamerplatz se encuentra la iglesia memorial kaiser Wilhelm ( luterana) destruída en la 2a gerra que fue conservada como un lamentable recuerdo de la locura humana. Hoy es un museo y pegado a ella se levantó la nueva iglesia.

 

img_1847

Ruinas recordatorias de los bombardeos

Ruinas recordatorias de los bombardeos

 

Vitreaux en elinterior de la nueva iglesia

Vitreaux en el interior de la nueva iglesia

 

 

Hay mucho mas, Berlín da para mucho mas, hasta una bebida fabricada con yerba mate que es un verdadero asco.

 

Hecha con yerba. PUAJJ

Hecha con yerba. PUAJJ!!

 

Si van a Europa, Berlín, no se puede evitar. Se deben acostumbrar a la idea que esta ciudad merece no menos de una semana completa. En la nota no hablé de los museos de Berlin, porque sólo visité alguno y dejé el resto para el próximo viaje.

Hasta la próxima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Cuando en Bariloche los días son lindos, son lindos de verdad.

El 22 de Noviembre, pintó como pocos, por lo tanto para aprovechar los 27° que estaban pronosticados y se cumplieron y las ventajas de ser jubilado y residente, lo cual nos otorga un precio infinitamente mas bajo que un turista foráneo y en edad de trabajar , nos castigamos con un viajecito a Puerto Blest.

Esto está bastante piola, porque el pasaje y escursión vale $ 780, lo cual no es una bicoca precisamente y  por ser jovato , clase pasiva que le dicen, tener dientes postizos  y vivir en Bariloche pagué 195 morlacos por persona.

Puerto Blest está ubicado en el Lago Nahuel Huapi, en el brazo del mismo nombre (Blest) y a una hora aproximadamente de navegación, saliendo desde Llao Llao ya que esta embarcación navega a 18 nudos.

 

img_3378

En un nuevo catamarán con sólo 40 días de navegación, salimos en camisa sin mangas, la cámara de fotos y los sanguchitos para pasar el día.

 

Tumba del Perito Pascasio Moreno

Tumba del Perito Pascasio Moreno

La tumba del Perito Pascasio  Moreno y su esposa está en una islita, la isla Centinela y siempre se hacen sonar unas pitadas en el barco en honor a este olvidado pero extraordinario personaje.

El lago planchado, las gaviotas que siguen al barco esperando una galletita que te sacan de las manos ( por supuesto provistas por el fotógrafo que  escracha el momento y te vende la foto en $ 150 . Con el adicional que la embarcación no estaba del todo llena hizo una navegación bastante agradable.

 

img_3388

No faltó una criaturita de dios que lloraba por cualquier cosa, pero todo no se puede pedir.

 

Pto. Blest es uno de los lugares mágicos del parque. Está a pocos kilómetros de Chile y se puede agrandar la escursión, llegando a ese país o sólo llegar a Pto. Frías que es la aduana Argentina. Para llegar allí hace falta tomar otra embarcación que te lleva por el lago curiosamente llamado Frías, de donde nace el Río (adiviná) Frías que desemboca en Puerto Blest.

 

Río Frías

Río Frías

 

Nosotros nos limitamos a ir a la cascada De los Cántaros y al lago del mismo nombre, donde nace un Río que forma la cascada que se llama, (adiviná) casualmente Río Cántaros. La extensión a Chile te sirve una vez, pero después que la conocés no justifica el amasijo de  andar a las corridas todo el día.

 

Parte de la cascada

Parte de la cascada

 

La única cagada es que para llegar a este laguito hay que subir 700 escalones, pero como de cobardes también hay historias, los subí, aunque todavía después de 2 días me siguen doliendo las patas.

 

700 escalones

700 escalones

 

Lago de los Cántaros y mi sombrero de las grandes campañas

Lago de los Cántaros y mi sombrero de las grandes campañas

 

El lugar merece ser visitado hasta pagando los $ 780. Nadie se arrepiente de ir y nosotros lo hacemos casi todos los años. Un año aquí y el otro a la Isla Victoria.

En Puerto Blest hay una Hostería, que alguna vez nos hemos quedado a pernoctar y de esa forma la salida sería perfecta.

 

Hostería

Hostería

Antiguamente la hostería estaba hecha pelota por los años y ahora por suerte se ha concesionado a una empresa que la reformó totalmente sin perder la estructura original, y quedó realmente de primera. Visitamos las habitaciones, la pileta climatizada y evitamos el restaurante que te hacen el ano contra natura y es bastante mediocre.

En un próximo viaje me quedaré a dormir como en otras épocas y disfrutar la noche en Blest sin ningún turista. Todo para mí.

Les agrego algunas fotos mas de Blest y espero que cuando vengan a Bariloche no se lo pierdan, realmente vale la pena.

 

img_3405

 

img_3423

 

img_3450

 

Avutarda

Avutarda

 

Veleta de fierracho, muy buena

Veleta de fierracho, muy buena

 

Y no digo nada mas porque ya los debo habar cansado.

Hasta la próxima.


Una vez mas las 1.000 millas Sport se corrieron en Bariloche y  ciudades carcanas, como San Martín de los Andes y El Bolsón.

Si bien es la 28° edición de esta prueba de autos antiguos y hace varios años que Bariloche es el epicentro de el evento, no puedo dejar de ir a ver el paso de los autos todos los años, que como es uno de mis vicios, nunca me privaré de verlos aunque llueva o nieve..

Corrieron 130 autos, casi de lo mejor que se ha visto y no los voy a aburrir con los resultados de las distintas categorías porque creo que tiene poca importancia y a nadie le interesa si no se es del palo.

Solo les voy a mostrar fotos de autos y a sufrir

 

img_3339

 

8cd52936dc2fdc632257fc87e629a22e_l.

201611110905300a63cf854a9c933b35e357d5fc2a273c

img_3296

img_3299

img_3307

img_3308

img_3310

img_3334

img_3344

img_3294

img_3367

img_3368

img_3336

img_3348

img_3352img_3347

img_3304

img_3351

img_3330

img_3364

img_3350

Jaguards, Porsches, Ferraris, Delge, Alfa Romeo y una colección de Triumphs, Austin Haley, Muntangs y otras porquerías, que no me dejaron dormir por un par de noches.