Anécdotas de viajes (7)

24Ene09

En 1978, llegamos a Madrid, para pasar solo un par de días ya que en un viaje anterior nos había quedado colgada la ciudad de Segovia y queríamos conocerla.

De allí volamos a Barcelona, donde en el aeropuerto nos esperaba el auto que habíamos alquilado, un Seat 127, que es similar a nuestro conocido Fiat 147.

Seat 127

Seat 127

Cuando comenzamos a hacer los trámites, se presenta  una pareja, de edad similar a la nuestra, ella embarazada, como mi esposa, y un niño de la edad del nuestro.

La empleada que nos debía llenar los papeles, darnos la documentación y todo esos trámites burocráticos, pero necesarios, estaba sola para atender, por los que nos solicitó si podía hacer los trámites de los dos y luego entregarnos los autos simultáneamente.

Ni había problema, así que después de llenar papeles la acompañamos a la playa de estacionamiento y nos entrega autos similares, uno con patente terminada en 35 y el nuestro con 36.

Dos autos nuevos y del mismo color.

Nos despedimos de esos ocasionales viajeros y comenzamos un periplo que duró casi tres meses y que el cuentaquilómetros del auto llego a casi 8.000 Km.

Una tarde llegamos a Nápoles, con un quilombo de tráfico infernal y decidimos seguiir hasta Sorrento, para encontrar un lugar un poco mas tranquilo.

Recorrimos varios hoteles, hasta que terminamos en un pequeño y encantador albergo, muy cercano al mar.

Al bajar las maletas, veo que el automóvil que estaba al lado nuestro, tenía patente española como el nuestro, era blanco como el nuestro, su patente era igual, con la diferencia que en cambio de terminar en 36 como la nuestra era la 35.

Depues de dos meses y varios miles de Km. terminamos en Sorrento en el mismo hotel y estacionados uno junto al otro.

Sorrento

Sorrento

Por supuesto que terminamos comiendo juntos con aquella pareja, que no recuerdo el nombre, pero eran de Córdoba.

En ese mismo viaje tuvimos otro encuentro que merece todo un post. Ya lo contaré

Anuncios


7 Responses to “Anécdotas de viajes (7)”

  1. Más allá de la anécdota, no me imagino cómo es hacer 8000km en esa batata (lo digo con todo respeto y cariño que entiendo pueda trasmitir ese vehículo). Porque encima he tenido la oportunidad de manejar varias veces un 147 que tenía mi viejo, y hacer 50km ya era una aventura..

  2. Y si era una aventura, per no se podía alquilar algo mejor. Los caminos ayudaban mucho, per todo se hacía largo. Hicimos 8000 km en 8o días, y la pasamos bárbaro.
    Para alquilar algo mejor tenías que poner el doble de guita.

  3. 3 Octavio

    Mierda…en el 70 no tenías para morfar y en el 78 eras turista reincidente en Europa…lo que son las vueltas de la vida…

  4. Es que nuestro pais es muy generoso, y en esa época se podía ganar guita con laburo y un poco de constancia.
    Después me caí, después me levante y hoy estoy agachado pero feliz.

  5. 5 Jorge

    “hoy estoy agachado pero feliz” OJO HE?!! mire que alguno siempre aprovecha y… epa!! jaja

  6. Jorgito.
    Eres un picarón. Quise decir agachado de una forma metafórica. Si vengo invicto es porque nunca levanté el jabón en la ducha del club

  7. Lo que es la casualidad 😀 o el destino, vos crees en alguna de las dos cosas? (listo ahi te tute turro 😀 )


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: