La línea Maginot.

01Ene17

Ya casi en las postrimerías del viaje y después de haber disfrutado de Alsacia, sus vinos, sus pueblos y su gente, debíamos volver a Stuttgart para devolver el auto alquilado y volar al último destino que era Madrid Salamanca.

Pero me quedaba algo todavía por conocer que era esa serie de fortificaciones que se llaman Línea Maginot , una de las tantas perversidades de la guerra. Les aconsejo entrar al link y leer la historia de esta grandiosa estupidez.

Es una cadena de fortificaciones contruídas después de la guerra del 14, para defenderse de las posibles invasiones alemanas en una próxima guerra.. En realidad no sirvieron para un carajo, porque cuando los Alemanes se lo propusieron llegaron hasta la mismísima París.

Estos bunkers  están construídos en acero y concreto de mas de un metro de espesor, son 108 y  cada 15 Km. Una red de túneles y galerías que llegaban a los 400 km. Loa alemanes del otro lado tenían su línea llamada Sigfrido. 

La cuestión era que estando cerca de uno de esos bunkers de los pocos que quedan, quise ir a verlo. Desde Estrasburgo hacia al noroeste, paramos a comer unas exquisitas lentejas en Soultz les Bains, luego  Haguenau y de allí  a Hatten  en cuyas cercanías esta la fortificación que buscábamos.

 

Lentejas en Haguenau

Lentejas en Soultz les Bains

Gran decepción cuando encontramos el lugar, ya que estaba cerrado al público por día de descanso. Se veía, pero no era lo mismo.

Visto desde afuera no sería lo mismo

Visto desde afuera no sería lo mismo

Había un fulano cortando el cépeped y le explicamos que habíamos recorrido muchos km. para ver la fortificación y que al día siguiente nos íbamos de la zon. El tipo nos dijo 4 palabras. 3 Euros cada uno

Pensé , a la Argentina, que era el “peaje”, al cual estaba dispuesto a pagar. Nos hizo pasar al predio, bajó un puente levadizo de hierro, abrió con una inmensa llave y de un escritorio sacó los 2 tikets legales y nos cobró.

img_2644

El tipo, genial, un personaje. Lo que yo pensé del peaje, fué mi podrida imaginación. Todo legal, como suele ser en la campiña europea.

Nos dejó solos porque tenía que seguir con su trabajo, y nos encontramos en un, casi siniestro, lugar donde permanecían alrrededor de 150 soldados, esperando para defender su territorio. Sólo al final de la guerra, con la huída del ejercito alemán, hubo destrucción y muerte en el lugar.

img_2647

Sobre el bunker hay, yo diría de adorno, un tanque Sherman y adentro del edificio una colección de armas, uniformes y restos encontrados en los campos durante muchos años después.

img_2660img_2640

img_2655

img_2663

 

No puedo agregar muchos mas comentarios, sino haberme demostrado una vez mas la inutilidad, la locura y es dolor que debe haber traído la guerra. Toda esa maquinaria dedicada únicamente a la destrucción, para matar y no ser matado, para defender un territorio que sólo la ambición del hombre hizo necesario.

Al retirarnos, quise darle una “propina”a nuestro anfitrión y agradecerle habernos dejado todo el tiempo que quisimos, solos en el lugar. El tipo la rechazó de plano y dijo” acá murieron muchos de los míos”.  Me miró con cara de decirme… “pelotudo”

Fué una experiencia muy interesante. Después de ver estas cosas uno se pone a pensar.

 

img_2639

 

img_2668

 

img_2666

img_2664

 

img_2650

 

 

Anuncios


No Responses Yet to “La línea Maginot.”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: