Anécdotas de viajes (12)

15Mar09

En una oportunidad, en ese viaje de 1978, periplo lleno de anécdotas, recuerdo una que a mi me pareció de lo mas graciosa.

Como recordarán, si siguieron los post anteriores, lo hicimos mi esposa embarazada, mi hijo Mauro a la sazón 1 año y medio y yo.

Mauro tomaba varias mamaderas por día y había que prepararlas. El método era el siguiente.

En el baúl del auto tenía agua mineral, leche condensada y el biberón.

biberon_lait

Armaba con estos ingredientes el brebaje y me metía en algún bar a calentarlo.

Pasando por Nápoles camino a Sorrento, el pendejo reclamaba su mamadera con intensidad abrumadora, por no decir que rompía demasiado los cataplines.

Puerto de Nápoles

Puerto de Nápoles

Estaciono el auto,  preparo el biberón y entro a un bar a que me lo calienten.

__Scusi signore, e pssíbile riscaldare il biberone, per favore?

El tipo que estaba atrás del mostrador me mira con cara de espanto y mirando a los concurrentes del bar y luego a mi alternativamente me obligó  a seguir su mirada.

El bar, cerca del puerto de Nápoles, estaba lleno de personajes de puerto jugando a la murra y a las cartas y tomándose los primeros vinos de la tarde.

Me miraban como a un extraterrestre y no dejaban de gesticular y señalarme como diciendo. “de donde salió este tipo”.

Mientras la mamadera se calentaba seguían comentando, si bien yo no entiendo el napolitano, como un homo, podía estar haciendo semejante bajeza que solo debe hacer una donna.

Cuando el barman me devolvió el biberón, con cara de asco,  en cambio de derramar algo de leche en la mano como se hace siempre para probar la temperatura, apoyé un codo en el mostrador y simulé, ya que no me gusta la leche, que me lo estaba tomando.

Todo el bar estaba pendiente de cada uno de mis gestos.

Pregunté cuanto debía y me fuí dejando a los parroquianos del bar preguntándose quien carajo sería ese tipo que tomaba mamadera.

Supongo que hoy pasados treinta años, los sobrevivientes de ese bar de puerto, seguirán comentando, que un loco tomaba mamadera apoyado en la barra del bar a la tardecita.


Anuncios


4 Responses to “Anécdotas de viajes (12)”

  1. Usted es un ídolo total.

    Saludos!

  2. Patrico
    Gracias. Lo de idoilo es exagerado

  3. 3 Neo

    Jajajaj, esas cosas habría que filmarlas

  4. Neo:
    Si, que bueno habría sido


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: