Anécdotas de restaurante (7)

19Ene09

Una cosa interesante en un restaurante son las cosas que se encuentran en las mesas después que se fue el cliente.

Aparecen los mas variados objetos, algunos abandonados y muchos olvidados, que luego vienen a buscar

Es curioso pero he encontrado, desde tarjetas de crédito, anteojos, encendedores se alto precio, llaves de hotel, cámaras fotográficas, libros, un Rolex, y hasta un rosario.

Pero hubo algo que superó todas las espectativas.

Una noche, ya finalizando la jornada y con ganas de irnos a casa, se retira la última mesa y comienza la limpieza..

Comencé a apagar las luces del local, menos la de la playa de estacionamiento, ya que la familia no decidía a retirarse. Una aparente conversación se producía allí afuera y nadie subía al automóvil.

De pronto una camarera, llamada Juanita, me dice toda sobresaltada:

__”Hay unos dientes sobre la mesa”

dientes2

Me acerco averificar, pensando que esta chica se estaba equivocando, y no, allí estaba una dentadura, las dos partes, mirándome casi con una sonrisa.

La abuela se había olvidado de ponerse los dientes y afuera estaban dicutiendo quién entraría a buscarlos.

Hice envolver en una servilleta de papel los objetos masticatorios y se los mandé al auto inmediatamente.

Me agradecieron el gesto ya que según manifestó el señor, tenían verguenza de entrar a buscarlos.

Peor sería dejar a la vieja sin dientes, no te parece.

Anuncios


5 Responses to “Anécdotas de restaurante (7)”

  1. Si se sacó los dientes para comer, a menos que fuera sopa, por lo menos sabés que la comida no estaba dura xD

    mortal.

  2. Y, a muchos viejos le pasa que no pueden comer con los postizos. Que jodido debe ser.

  3. Vamos, Don Cele el otro día se lo vio comprando un tarro de Corega en crema… o era vaselina… ¡chan!
    Nah! en serio, que asquito y que coraje tamaña camaradería, quien fue el “valiente” que lo envolvió y lo entregó?

  4. Pepe trueno:
    Se ve que conocés del tema, de corega supongo, porque la vaselina es de otra época.
    Yo lo envolví y la devolví. Como trofeo era medio patético.

  5. 5 Jorge

    Que papelon!!! Tengo una tia que durante una cena envolvio la dentadura en una servilleta y cuando mi tio agarra esa misma servilleta la dentadura vuela por el aire y cae en medio de la sala, mi tia se habia puesto de todos los colores posibles. Suerte que ahora hay implantes!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: